lunes, 30 de mayo de 2016

Amor: avisos para novatos

José Pedro Manglano ha publicado en Freshbook su libro El amor y otras idioteces, donde aborda el amor de pareja con agudeza y ejemplos de la historia y la literatura.

1. El amor es como el pan: si no es del día se queda duro.
Cada día hay que volver a amar, no se puede vivir de las rentas. Ni no afirmo cada día, con palabras y hechos, que le amo, el corazón se endurece.

2. En amor sólo hay dos calificaciones: sobresaliente y suspenso.
Hay un amor y muchos sucedáneos. La naturaleza del amor es tal que sólo se puede amar dándolo todo, y sin exigir correspondencia. En amor, los sucedáneos son más baratos, pero no funcionan.

3. La relación que te hace mejor es buena; la que te hace peor es mala
Es bueno desear dar al otro el mejor yo: “No quiero darme así de defectuoso, él se merece más”. Se crea así una sinergia que necesariamente nos mejora.

4. El aire de los pulmones del amor es la confianza: sin ella, se ahoga
Es mejor estar dispuesto a ser engañado que negar al otro la confianza. Al principio puede parecer que se pierde; al final, vence la bondad. En el noviazgo se debe conocer si el otro es digno de mi confianza. Respetar al otro implica no dudar de él, de su intención.

5. Quien bien te quiere te hará llorar; quien mal te quiere, te hará flotar
No se trata de hacer llorar por capricho, sino porque lo exige el crecimiento. Si no le gusta estar con determinadas personas, o si prefiere estar conmigo saltándose su horario de trabajo, o si le resulta arduo ver a un familiar enfermo, o le disgusta que dedique tiempo a amigos… son situaciones en las que necesita de mí para ser capaz de asumirlas. Mi blanda compasión no le hará mejor. Quien quiere mal, en vez de acompañar sobre el terreno, ayuda a vivir flotando sobre la realidad, sin enfrentarse a las cosas.

6. En boca cerrada no duran los amores
Es esencial llevar al día la verdad. Ser sincero es el medio para llevar lo que habita mi intimidad hasta la suya, y para traer la suya hasta la mía. Hablar y escuchar, para tratar de comprender.

7. El amor dominante no es amor, eso es posesión
El único dominio que conoce el amor es el sometimiento voluntario que suscita la entrega del otro. Las estrategias de dominio son siempre desgraciadas. El amor da alas, no tiende cadenas. La única cadena que conoce es la coacción que supone el amor incondicional recibido.

serpersona.info

No hay comentarios:

Publicar un comentario